miércoles, 10 de junio de 2015

El Santo Grial de la Investigación

Santo grial de la investigación

El ser humano ha pasado años y años pensando, reflexionando. Ha tocado muchas puertas sin obtener respuesta. Ha caminado terrenos escabrosos, difíciles, solitarios. Ha hecho, prácticamente, de todo, para obtener ese santo grial de la investigación, de los interrogatorios. El manual, la clave, la llave maestra para acceder a todo el conocimiento de esas fuentes. Extraer de una buena vez todos los datos, cifras, información de movimientos, clima, comportamientos. Nunca había sido posible. Nunca.


Pero hoy la historia es otra. Los entes de investigación a nivel global están entusiasmados, pero sobre todo sorprendidos con los hallazgos realizados en este territorio. Gente de todo el globo está atenta al secreto, a esa pregunta que abre todas las puertas, a ese interrogante que libera lo que la caja de pandora esconde. Esa frase mística que devela todos los misterios, que revela la verdad de las cosas. Ese "clic" definitivo. La respuesta a todos los organismos de inteligencia del mundo estaba escondido donde menos lo pensaban.

El auditorio, donde se realizó la rueda de prensa para revelar ante todo el mundo el secreto, estaba lleno. La gente era tanta, que unos se sentaron en el suelo, y otros se abarrotaban en las puertas. En las principales plazas de diferentes capitales del mundo se instalaron pantallas para proyectar el evento para que nadie perdiera detalles. Los jefes de Estado entre nerviosos y expectantes se miraban unos a otros esperando lo inevitable.

La gente aplaudió. Los jefes de Estado palidecieron. Las plazas del mundo guardaron silencio. La gente también hizo lo propio.

Fue entonces cuando en el escenario seguido por una luz blanca se acercó ante la multitud el portador del tesoro, el receptáculo del secreto y de repente pronunció la tan anhelada frase que abría los confines de la duda, de la investigación:

- Sí, ¿A la orden?

Era Lucho, el portero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario